Crónica de una maternidad forzada.

Todos sabemos que cuidar un bebé no es nada fácil, ser madre no es como hacer un buen plato de comida que después de muchos intentos al final te sale bien y ya lo haces bien para siempre, NO, ser madre es una serie de secuencias de ensayo y error continuado por el resto de tu vida.

En mi caso no es que haya sido madre… bueno, no en el sentido estricto de la acción. He sido madre de un precioso bebé gato. Si, gato, de esos que hacen MEOW y se restriegan contra tus pantorrillas.

Sigue leyendo

Anuncios

Me gustan los días de lluvia.

Me gustan los días de lluvia. Son tan tristes, tan grises y melancólicos que me sacan una sonrisa. Me gustan porque después huele a tierra húmeda, el aire está limpio, y el sol brilla con fuerza aunque siempre es un poco tímido y le cuesta salir.

Me gusta cuando llueve porque me dan ganas de hacer mil cosas pero al final me decido por una gran taza de té muy caliente y un buen libro. Me gustan porque mientras en la calle hace frío puedo resguardarme en el sofá al calor de una manta y acurrucarme con la gata. Sigue leyendo

Vivir en pareja

Hace unos días tuve una conversación con un colega (lo mantendré en el anonimato) sobre vivir en pareja. El tiene novia y vive con ella, yo soy soltera y vivo con mi gata. Ese día estaba de bajonazo sentimental y él en lugar de decirme lo que me dice todo el mundo: “Venga, no te preocupes que vas a encontrar a alguien que te quiera y … blablabla …”, me dijo lo siguiente: “Buah estás mejor sola que mal acompañada, tener pareja es una movida y no mola vivir con ella” Chapó! y me dejó tan contenta, ese día dormí tranquila.

 

Sigue leyendo