El endocrino y yo

Hoy traigo una entrada algo peculiar, salida de mi linea pero igual de llena de improperios y “jeiterismos” varios.

Desde hace un año estoy diagnosticada de Hipotiroidismo (si no sabéis que es os recomiendo que os paséis por el blog de Delissim que ahí lo explica mejor que nadie) pero hace mogollón de años me dijeron que tenía “tiroides vaga” (vamos lo mismo pero con palabras más suaves para que no te ralles la cabeza) y no me medicaron porque “Eso se cura solo y es la edad”. En fin, que con el paso de los años he ido ganando peso y teniendo mil millones de problemas de salud, no salía de uno para entrar en el siguiente y así en una continua catástrofe corporal.

Total que desde hace un año me medico para el hipotiroidismo pero mis síntomas no mejoran ni a tiros. Todo sigue igual menos mi tiroides que ella con sus pastillitas va de muerte, feliz y contenta por la vida pero el resto de mi cuerpo va a su puta bola como si estuviera en un constante domingo de resaca de garrafón barato.

Hoy después de un año medicándome y tras un mes de espera he ido al endocrino. El endocrino es un profesional de la salud que te manda dietas y te dice qué comer y qué no, por qué comer, cuánto comer y cómo comer. Yo iba con la esperanza de que indagara más en el tema, me hiciera análisis, se molestara un poco en saber porque mi cuerpo se empeña en ir resacoso por la vida arrastrándome a los profundos pozos del ascoputismo pero NO, mi gozo en un pozo de ascoputo.

Os cuento:

Llevo un tiempo intentando llevar una dieta paleo/autoinmune para que mis adrenales no vayan arrastrándose por las esquinas (digo lo intento porque la carne es débil y toda yo tiene recaídas deliciosas). Esta dieta excluye por completo cereales de todo tipo y procesado, legumbres, gluten en todas sus variantes, azúcares, lácteos, patatas, tomate, pimiento y familia, entre otras cosas pero no penséis que no como, que si que como, como una cerda… bueno tanto no xD Total que me va de puta madre, nos os voy a engañar que hay cosas que las hecho en falta y mucho como las patatas o el arroz (por eso tengo deliciosas recaídas) Los lácteos me traen un poco al pairo porque nunca he sido muy fan de la leche y el queso es algo que solo tomaba con la lasaña (LASAÑAAAA *introduzca aquí la baba de homer*) así que por ese lado no hay problema… salvo cuando miras las etiquetas y TODO lleva lactosa y soja ¬¬

En fin… el endocrino… si… a lo que ibamos. Hoy el Sr. Licenciado en Medicina especialidad endocrinologiadesuputamadre me ha hecho la pregunta del millón de hostias: ¿QUÉ DIETA LLEVAS? Ay inocente yo le digo que no tomo gluten de ningún tipo (no me dió tiempo a decir lo de la lactosa y demás… bueno me calle como una perra) y el hombre ahí plantado con su bata de médico me suelta: “No tomas ni pan, ni pasta, ni nada de cereales ¿Por qué si no eres celiaca?… Me quedo pensando para no soltar un improperio y le digo que se me hacen pesados al estómago y no me gustan pero en mis fueros internos quería decirle que porque no me salía del mismísimo coño. Y llega lo que todos estábamos esperando, me enseña, como imitando al testigo de Jehová más entrenado, su impoluta y blanquísima pirámide de cartón con el logo publicitario de alguna farmacéutica más conocida por todos como LA PIRÁMIDE ALIMENTICIA. Estuve apunto de salir corriendo de allí para no volver jamás.

Me soltó el discurso estudiado, aprendido, memorizado, tatuado con sangre de unicornio, sobre la importancia de los cereales (hidratos de carbono) en una dieta equilibrada porque mi cuerpo necesita energía y azúcar y blablabla. Total que me entrega una hoja con una dieta que no la darían ni en el hospital más cutre con lo que puedo comer y CUANTO comer. Si, tengo marcadas las cantidades en gramos que puedo ingerir sin pasarme un gramo porque sino se va todo al garete. Y, OJO CUIDAO’, que algunos alimentos solo se pesan en crudo y otros después de cocinados no sea que me pase un microgramo y me ponga obesa mórbida, no queremos disgustos.

A todo esto se paso por el forro de sus cojones de médico que le dijera que 1. El pan me gusta lo justo y necesario y puedo vivir sin el perfectamente y 2. que cuando como pasta me pongo como un globo aerostático y me sienta mal. Pues nada el erre que erre me ha mandado comer veneno con sabor pasta con tomate. Y de los lácteos ni hablamos, que tengo… bueno tendría que tomar al menos 3 o 4 raciones de lácteos AL DÍA D: Me saldría más rentable una eutanasia y me ahorro el sufrimiento.

Así que mi conclusión después de todo este rollo que os he soltado es que voy a pasarme la dieta por ahí abajo y voy a seguir con mi plan inicial. Ya le contaré alguna milonga al endocrino y si quiere pan pues que se lo coma él, HOMBRE YA!

Con esto y un bizcocho,

BESISSS :*

Anuncios

4 comentarios en “El endocrino y yo

  1. Menos mal que vi lo que pusiste en Facebook de que te mudabas a WordPress! XD

    Bueno, tú ya sabes lo que opino de todo esto xDDD Que lo has explicado muy bien, veneran la pirámide y ya está, no hay más.
    Cada cuerpo es distinto jolín.

    En fin, que sigas a lo tuyo xD

    Me gusta

  2. Pues siendo “supuestamente” por causa orgánica deberían profundizar un poco más. Pero bueno que la última vez que fui al endocrino me mandó una dieta de esas de pesar (o te obsesiones o te deprimes) y justo la misma que le mandó a mi madre días después. Hicimos sólo 1 comida de la dieta y lo dejamos xD a ver que hay que tener una dieta equilibrada en cuestión de nutrientes pero cada uno sabe lo que le sienta mejor o peor al cuerpo y para mí eso es lo que prima. A mi la leche me sienta un poco mal, el pan de molde también dependiendo de la marca y la carne a menos que la tome muy hecha tal que suela de zapato…

    Me gusta

    • A mi las dietas esas me parecen lo peor, la misma para todo el mundo¿?. Además que encima te den la misma dieta que a tu madre que a lo mejor tu organismo tolera unas cosas y el de tu madre otras o tenéis sobrepeso por motivos muy distintos, son mil cosas pero ellos solo se limitan a decir toma esta hoja, haz esto y ya si eso mas adelante me molesto en hacerte pruebas (si no pierdes peso). Conclusión: Come lo que quieras, a tu manera, tu sabes que puedes o no puedes comer y si quieres darte un capricho PUES TE LO DAS 😀

      Besis 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s